Blog

Vinos para las celebraciones: cómo seleccionarlos

Vinos para las celebraciones: cómo seleccionarlos

Vinos para las celebraciones: cómo seleccionarlos
Publicado el 2 de agosto |  "Autor" Adriana Gibbs

Vinos para las celebraciones: cómo seleccionarlos

No existe un momento único para el vino y, por tanto, tampoco un vino para todos los momentos. Ahora bien, ¿qué elementos resultan importantes a la hora de evaluar opciones para una celebración? La elección varía según la festividad: ¿se trata de una boda o de un bautizo?, ¿es una sobria y elegante recepción nocturna o se trata de un distendido y soleado ambiente de domingo?

Y es que las características de la celebración determinarán los vinos y spirits que se ofrecerán a los invitados. Hay que dejarse guiar, en primer lugar, por el sentido común. Por ejemplo: no debe resultar muy agradable para los invitados tener que tomar un tinto robusto y estructurado bajo un sol inclemente y 38°C de temperatura. Tal vez, para este momento, un vino blanco refrescante y de correcta acidez o un fresco rosé fresco resultarán más placenteros.

Las burbujas son grandes aliadas e invitan a la sonrisa. A veces son alegres, a veces punzantes, otras muy elegantes, ¡pero siempre divertidas! Con el carácter frutal de los espumantes italianos y del Nuevo Mundo o la complejidad ofrecida por los elaborados bajo el método champenoise, las burbujas son las burbujas.

Otro aspecto a tomar en cuenta es que en los festejos (además de compartir alegrías), se come y se bebe con fundamento. Lo ideal es elegir vinos y destilados tomando en cuenta el tipo de comida que ofrecerá, pues ambos elementos, lejos de estar divorciados, van de la mano.

Los conocedores insisten en tomar en cuenta la contundencia y la intensidad de los sabores para crear armonías razonables entre vino y mesa, Al clásico lema “blancos con blancos y rojos con rojos” (referido a la armonía que de forma generalizada se encuentran entre carnes y vinos del mismo “color”) se debe sumar el peso, la identidad y la complejidad de las salsas (de haberlas) pues en ocasiones, tienen mayor protagonismo en el plato que la misma proteína. Una buena botella de vino acompañando el momento de la comida resultará un regalo (y homenaje) para los invitados.

Por: Adriana Gibbs

Periodista y profesora en Vinos & Spirits

Punto Paladar: www.adrianagibbs.com

Posted in: Adriana Gibbs