Blog

​Vinos para dos

​Vinos para dos

​Vinos para dos
Publicado el 13 de febrero |  "Autor" Adriana Gibbs

Vinos para dos

“Flamma amoris”, palabras que hacen alusión al fuego que provocan el vino y el amor en el hombre.Se acerca el Día de San Valentín: hagamos un paseo por los vinos que flechan a Cupido (y a nosotros: hombres y mujeres).

Vinos espumosos

Las burbujas son muy buena opción para abrir o cerrar una velada. Tienen encanto y son sinónimo de celebración. El vino espumoso crea ambiente festivo. Si estamos en seducción, ¿qué debemos saber?

1. Es un error llamarlos a todos por igual. Hay distintos tipos: champagne, cava, prossecco y los del Nuevo Mundo, entre otros (wine sparkling, espumoso, espumante). Lo ideal es moverse en todos los registros y elegir el adecuado según bolsillo y momento.

2. Descorchar según la ocasión:

Aperitivo: proseccos y espumosos (hechos con el método charmat) son ideales para abrir una velada. Son también vinos de tertulia: con bocados de ligereza.

A la mesa y vinos de homenaje: el cava y el champagne. La ventaja del cava: cuesta mucho menos que el champagne y tiene estructura.

Tendencia: las burbujas rosé.

3. Los espumosos deben consumirse cuando salen a la venta, sino pierde sus bondades, con el paso del tiempo. No es una botella que se compra para guardar sino para ser disfrutada a la brevedad posible.

Vinos dulces, vinos luminosos

Son así por naturaleza propia. Nunca se les agrega azúcar. Se disfrutan en compañía de postres, son perfecta sobremesa con quesos azules y paté. Vinos de sutilezas, de sonrisa. A esta dulzura se llega desde diversos caminos… Están los Sauternes, dulces franceses que se caracterizan por su complejidad aromática, concentración y dulzura. Otros afamados son los húngaros Tokaji. Toman su nombre de la ciudad homónima y región vinícola, distinguida por la UNESCO en el año 2002 como Patrimonio Cultural de la Humanidad.Es un vino elegante con un inusual equilibrio entre dulzor y acidez que le confiere un carácter singular. Concentrado, rico, intenso y complejo, su degustación es una experiencia única.

De Italia es el Vin Santo, vino medieval cuya región de origen es Toscana. Y de los países del Nuevo Mundo figuran los Late Harvest. Tres recomendaciones para el disfrute de los vinos dulces: servirlos en copas son más pequeñas que invitan a disfrutarlos en sorbos, dada su graduación alcohólica. Armonizan con quesos intensos. Vale la pena beberlos sin apuro, con lentitud.

Por siempre oporto

Pocos lo saben, pero es la primera Denominación de Origen en la historia del vino (1757). Uno de los embajadores que ha tenido, Jorge Guimaraes, dice que es un vino de emociones. Debe tener razón.Agregaría yo: de hondura, de profundidad. Montesquieu escribió que el “vino era excelente antídoto contra la melancolía”. Y una copa de oporto, al anochecer alienta el espíritu. Con chocolate es armonía de seducción para los enamorados con los versos del poeta portugués Herberto Helder:

“Porque es de ti

de quien me viene el fuego.

No hay gesto o verdad donde no durmieran

tu noche y locura,

no hay vendimia o agua

en que no estuvieras posando el silencio creador”.


Por: Adriana Gibbs

Periodista y profesora en Vinos & Spirits

Punto Paladar: www.adrianagibbs.com