Vinos espumosos en 4 preguntas (parte II)

1. ¿Cómo se lee la etiqueta de los vinos espumosos?

Hay términos particulares para estos vinos como Brut Nature, Extra Brut, Brut, Sec y Demi Sec. Según su cantidad de azúcar residual se habla de Brut Nature (0-2 g/l), Extra brut (0-6g/l), Brut (o “Seco”) (0-15 g/l), Sec (17-35 g/l), Demi Sec (o “Semi Seco”) (33/50 g/l). La sensación de cierto dulzor se siente en los Sec y Demi Sec.

Otra clasificación que suele indicarse en la etiqueta es la siguiente: Cuvée (mezcla sin añada), Vintage o Millesimé (vino de añada única, especial), Blanc de blancs (elaborado con uvas blancas), Blanc de noirs (hecho con uvas rojas).

2. En cata, ¿cómo se evalúa la calidad de un espumoso?

Hay criterios que ayudan a saber si se está ante un buen espumoso: sus burbujas, la persistencia del vino en boca, la finura, la frescura y la complejidad aromática, entre otros. Se detalla:

La apariencia visual de las burbujas: en los mejores, las burbujas son pequeñitas y flotan hacia arriba en una corriente continua y ordenada desde el fondo de la copa. Si las burbujas son grandes y desperdigadas, podría tratarse de un vino de menor calidad; si casi no hay burbujas, seguramente es una botella defectuosa o un vino demasiado viejo.

La sensación de las burbujas en la boca: mientras más fino sea el vino, menos agresivas se sentirán las burbujas.

El balance entre dulzura y acidez. Estos elementos están razonablemente equilibrados en un buen espumoso.

La textura: los muy buenos tienen una sensación algo cremosa como resultado de su prolongado añejamiento.

El final: la persistencia del vino (larga duración en boca) es buen indicio. Es mala señal si siente un sabor amargo y desagradable en la despedida.

3. En cata de vinos espumosos, ¿qué significan estas las palabras “bollería” y “collar de perlas”?

La palabra “bollería”, vocablo muy empleado en España, se usa para definir aromas que evocan a los percibidos en una pastelería; estos aromas suelen estar en algunos cavas, en espumosos hechos con el método tradicional y en los champagnes.

El “collar de perlas” se forma en ocasiones en la parte superior de la copa al servir el vino; está constituido por las burbujas del mismo que van ascendiendo; denota frescura.

4. ¿Qué criterios guían la elección de un espumoso?

Cada uno tiene su momento, dicen los conocedores. Dada su frescura y ligereza, los proseccos y espumosos elaborados con el método charmat son buenos aperitivos o vinos de tertulia que se pueden disfrutar con bocados de ligereza.

Para llevar a la mesa se recomiendan vinos con mayor cuerpo como el cava y el champagne. Vinos de seducción son las burbujas rosé; para los postres (especialmente las tartaletas de frutas) se proponen los espumosos demi-sec y los italianos Asti para el panettone o los postres de frutos secos.

¿Para celebrar?... el que más les guste, siguiendo las palabras de la dama del champagne Lilly Bollinger: “Lo bebo cuando estoy feliz y cuando estoy triste. Cuando estoy acompañada lo considero obligatorio. A veces lo bebo cuando estoy sola. Como con él si no tengo hambre y lo bebo cuando sí la tengo. En cualquier otro caso no lo bebo, a menos que tenga sed".

Por: Prof. Adriana Gibbs

Foto: Leonie Hanne