Vino en la primera cita

Usted decide si el sentimiento de las italianas se puede extrapolar. Si le parece que es totalmente pertinente, además de leer tome apuntes y lo discute con sus amigos.

Las conclusiones de la investigación realizada por Pasqua Cantine e Vigneti están circulando ahora entre los vendedores de vinos en Italia, y gracias a las redes sociales, también en los demás países productores. Entre los consumidores aún no, y por eso aquí lo traemos.

- Vino en lugar de flores: La imagen del caballero a ultranza con una rosa roja en la mano para la primera cita, pertenece al pasado. Siete de cada diez damas entrevistadas dijeron que prefieren que el tipo se aparezca con una botella de vino en lugar de flores. Si llega con las dos cosas, mejor.

- Vino correcto: Cualquier botella no sirve. Debe ser la del vino correcto para ello. Esto requiere obviamente esfuerzo previo de información que se resuelve con una llamada o con un twitt. Lo fundamental es que el vino que lleve, le debe gustar. De lo contrario comenzó con el pie izquierdo. (Ponga usted el ejemplo de las marcas. Uno no quiere hacerlo. Pero es seguro en su momento se apareció con botellas que después se enteró no eran de gusto).

- ¡Cuidado, está frente a una conocedora¡ - El 51% de las mujeres italianas (en Estados Unidos ahora es más del 60%) se auto-proclama como “conocedora”. Cuando se les pidió que explicaran qué significaba la definición, respondieron “capaz de reconocer los aromas y el bouquet”. Si tomamos como referencia la definición, mejor es que usted vaya aprendiendo diferenciar aromas primarios, secundarios y terciarios (bouquet) antes de que se lance a presumir.

- Las mujeres que se definieron “expertas en vinos” fue el 29%. Sólo el 18% se autocalificó como “poco experta”.

- Saber armonizar: el 56% de las mujeres entrevistas afirmaron que resulta fundamental para el éxito de la primera cita, que él sepa armonizar comidas con el vino. Si cree que “todo va con todo” mejor vaya acostumbrándose a comer solo o con sus amigotes. Si desoyó la experiencia de los gourmets que desde hace 200 años saben comer con vinos, y recomienda como sus amigos del gym “pescadito con buen Shiraz o Cabernet”, sepa que lo más probable es que no exista segunda cita.

Los modales

- Saber beber: Ya nadie tolera a los borrachos, ni acepta en la mesa a hombres que no saben beber o se pasan de tragos. El 72% de las entrevistadas “detesta” al hombre que, en la primera cita abusa de la bebida.

- No rellene la copa sin haberle pedido permiso previamente (44% de rechazo). Cuando el mesonero es quien lo intenta –cosa muy frecuente - sin permiso de ella ni de usted, dicen las nuevas reglas de urbanidad que es válido amenazarlo con darle con el celular en la mano.

- No cometa el error de decirle que el vino que a ella le gusta no sirve. Tiene que ir moldeando su gusto. Lo puede hacer rápido con la enorme cantidad de botellas buenas que hoy tiene a mano. Rápido pero no brusco, sin elegancia.

- No escoja el vino para la cena de la primera cita sin consultarla. La elección del vino sin contar con sus gustos es reprobada por el 48%.

La mesa es escenario de seducción. Lo dijo el 58%. “Así como se comporta, así es en realidad”. Tome nota.

Por: @profesor.albertosoria