Si tiene alguna duda, salga a navegar por Internet buscando respuesta al tema. Los usos provechosos del vino están sostenidos por una bibliografía abundante. También por una tradición de consumidores que viven mucho,  y por una multitud de defensores famosos (ninguno hoy menor de 50 años).

Esos defensores van desde el médico al filósofo, del profesor al periodista.

Pero la certeza de los beneficios no acaba con las preguntas. Si se vive más y mejor tomando dos copas diarias de vino tinto que no tomándolas ¿cuáles son las horas del vino?

 

La primera recomendación para el consumo es beber el vino acompañando las comidas. La cultura europea ha elaborado con los años un protocolo universalmente aceptado como sabio y elegante. Sabio por la lógica del uso en más de 300 años de consumo cotidiano y popular, y elegante por la graduación de la sobriedad.

La cultura de las horas y formas más adecuadas para el consumo del vino pueden resumirse en estas recomendaciones:

En las mañanas: nada. Salvo que vaya a salir de excursión y haga frío. Entonces en lugar de café con leche, los mañaneros que no corren ni trotan, sino que caminan, desayunan embutidos con pan y huevos, que empujan con una copa de vino tinto.

Antes del almuerzo, como aperitivo. Un vino blanco ligero (que ahora abundan). Los más clásicos:  jerez, un oporto blanco, o si está festejando y en muy buena compañía, una copa de espumoso.

Durante las comidas: Blancos, Rosados o Tintos según el plato.

Al caer la tarde a eso de la siete cuando se sale de la oficina y se encuentra con los amigos, lo usual hace 25 años es probar whisky, vodka, ginebra, ron, cerveza o un trago del bar americano.

Para al amante del vino la solución es nuevamente el tipo de tragos que tenía como opción de aperitivos (Blanco, jerez, oporto, espumoso), pues se supone que está preparando el ánimo y el cuerpo para la cena.

En la cena: Blancos o tintos, según el plato.

El único problema de estas elegantes normas de la cultura milenaria del vino es que la suma total da cuatro copas al día. Y que por tanto sobran dos según las recomendaciones de Harvard. 

"Es cierto, sobran dos" admiten los europeos. "Ese es el dilema con el que uno que tiene que vivir, si eligió vivir según las reglas y descubrimientos de la universidad de Harvard".

  • ¿Y la salud?

La cultura europea le ha dado al vino, una función terapéutica que se asienta en la antigüedad y que los norteamericanos han descubierto a finales de los años 90, cuando investigadores de reputación confirmaron que, más (y mejor) vivían aquellos que tomaban dos copas de vino al día, que los abstemios o partidarios de la limonada.

Si duda, haga lo que hace siempre: Salga a navegar por Internet. Pero vaya a puertos seguros. La Organización del Vino es de valor mundial. (www.oiv.int/es/la-organizacion-intenacional-de-la-vina-y-el-vino). Otra que nos gusta y es muy seria: Fivin, Fundación para la Investigación del Vino y la Nutrición, integrada por médicos, especialistas e investigadores (Fivin.com)

 

@albertosoria 

Tienda

Avenida Rio de Janeiro con calle Trinidad, (al lado del Maute Grill). Las Mercedes, Caracas - Vzla. Horario de atención: Lun-sab: 8:30 am a 8:00 pm / Dom: Cerrado. Telf: 0212 958.21.11

Encuesta

¿Que te parece nuestro nuevo sitio web?