No es criterio al que se llega tirando de la bandera nacional para que –convertida en manta- con patriotismo se cubran todas las botellas. Es comparación internacional, a ciegas. Se gana por el análisis sensorial que hacen los catadores. Lo repito: a ciegas. Esta copa comparada con esta otra, y estas dos contra otras 15 o 20.

Cuando eso ocurre, las copas con rones venezolanos no pasan desapercibidos. Todos los años  regresan de los congresos y competencias internacionales con medallas en los bolsillos.

Cuando el medallero se repite, no es casualidad ni suerte. Es reconocimiento a una calidad y a los estilos que identifican a los productores nacionales.  Así  como sabemos que podemos y debemos estar orgullosos por el cacao venezolano convertido en chocolate, el ron debería despertar y despierta sentimientos y convicciones similares.

 

Imagen real y percibida

En el universo de las bebidas destiladas, hay casi 50 países que en el mundo producen ron. Multiplique esa cifra por destilerías, por marcas, y por estilos y obtendrá no cientos, sino miles de botellas.

Atrás de cada botella, protegiéndola y creándole imagen, hay mucho mercadeo y capacidad de distribución. La imagen internacional del ron en el mundo ha cambiado. Ya no es trago de piratas ni de marineros en buques de guerra. Eso es el pasado. De la misma forma que el vodka abandonó las estepas de Rusia y Polonia se bajó del caballo y se convirtió en trago elegante, el ron lo hace conquistando espacios sociales.

En las últimas semanas del primer semestre del año 2016,  diferentes marcas de rones venezolanos protegidos por su Denominación de Origen, regresaron al país con nuevas medallas y diplomas que hablan de su excelencia.

Pero ahora además de ganar premios en el exterior, el destilado trabaja en la construcción de una imagen percibida en el mercado interno. Una de esas iniciativas se llama Ritual Cacique Leyenda.

Ejecutada por Diageo y divulgada por el reconocido maestro ronero Ing. Luis Figueroa, el ritual consiste en explorar diferentes formas de servir el trago, ofreciendo al consumidor nuevas oportunidades de degustación.

La novedad involucra a más de un centenar de barmans o bartenders de restaurantes, barras y clubes de Venezuela, a quienes llega el maestro ronero en giras programadas por todo el territorio.

En las catas que pudimos apreciar y participar, además de la pulida y amena didáctica del Ing. Figueroa se percibe un entusiasmo de los bartenders. Ellos reciben a partir de del dominio de la técnica de preparación el nombre de Rummeliers. Ésa es una nueva etiqueta en el bar. Se consagró a finales del 2015 en España para los especialistas en servicio de rones.

Además de servicio entusiasta y esmerado manejando las cuatro nuevas opciones de degustación acompañadas: Sirope de Ron al que se adhiere una  Crusta (ralladarura) de limón con azúcar, otra con Sarrapia, una tercera con Chocolate blanco y ralladura de naranja y finalmente una mezcla seductora de azúcar morena y papelón con Chocolate oscuro venezolano al 70%.

 

Con estos rummeliers en entusiasmo, Cacique Leyenda marca el camino hacia nuevas formas de disfrute. El mundo ha cambiado y con él, el Bar. El consumidor tradicional se atrincherará en sus experiencias, pero los consumidores de las nuevas generaciones ensayan ya sabores y estilos que apuntan al futuro.

Tienda

Avenida Rio de Janeiro con calle Trinidad, (al lado del Maute Grill). Las Mercedes, Caracas - Vzla. Horario de atención: Lun-sab: 8:30 am a 8:00 pm / Dom: Cerrado. Telf: 0212 958.21.11

Encuesta

¿Que te parece nuestro nuevo sitio web?