Ellos son fáciles de regalar. En las vísperas del Día del Padre, si usted es mujer corre con ventaja. Si es hombre, siga leyendo.

En el pasado, el día del Padre era un dilema: pocas opciones ante un personaje que tenía gustos predecibles, que casi nunca confesaba realmente qué quiere, y que se alejaba poco o nada de su zona de confort.

Pero el mundo cambió. Cambiaron los padres. Y el mundo de las cosas que eran territorios donde “ellos” compraban. Vinos, licores y Spirits (destilados) por ejemplo.

 

El Padre y el Vino

Las mujeres pueden salir en safaris de vino. Tienen experiencia en visitar sitios buscando algo indefinido. No se cansan. Lo intentan un día y si no lo encuentran, en lugar de la “compra por cansancio” que caracteriza a los varones, tienen ánimos y ganas de intentarlo al día siguiente. Y al siguiente.

Las boquitas pintadas en safari de botella para el Padre, tienen ahora además aliciente: Hay que enseñar, ponerlo al día, hacer que descorche lo que no conoce. Mejor aún, que pruebe lo que él cree que no le gusta. El vino rosado, por ejemplo.

Rosado que usted puede hacer armonizar con cosas que le gustan (paellas, arroces, comida asiática, platos picantes), con platos de los que ya está cansado (pollo, algunos pescados), y con los que no le gustan (ensaladitas, platos de la cocina de ligereza).

Las mujeres amantes del vino hacen cosas que el Padre como varón no intenta. Probar vinos de cepas poco desconocidas, o conocidas por él pero de viejo estilo. Allí, se anda en safari, Portugal y España son sus territorios cercanos de caza.

A las amplias vertientes de los vinos dulces, los hombres solos, no se animan.  Necesitan compañía, bocados sugeridos, momentos. 

Los vinos dulces y licorosos con fundamento han surgido como copas de la Modernidad, cuando en realidad son creaciones históricas de parajes, viñedos, regiones en casi todos los países productores. La Modernidad no ha aportado ningún vino dulce o licoroso nuevo. Está descubriendo lo que ya conocían los abuelos. Claro que ahora son mejor presentados, más límpidos, de elaboración más perfecta.

Si se resiste, no argumente nada. Sírvale una copa fría con bocados dulces mientras mira deportes por televisión, cosa que será cotidiana en junio, julio, agosto.

¿Experto en Destilados?

En los laberintos de los destilados (del ron al whisky, del vodka al gin, del brandy al coñac), los Papás presumen no sólo de conocer, sino de ser expertos. No cuestione ésa sabiduría. Salga de safari de botellas aparezca con hallazgos. Le costarán el doble o el triple que un vino, razón por la cual tiene que sopesar cada compra y no exagerar.

 

Todas las categorías en destilados están experimentando novedades. El abanico de ofertas es hoy muy grande. Si en ése territorio no se siente segura, pida consejo, indague sobre experiencias.

 

 

Puede cerrar esta búsqueda con una travesura, originada en el mundo del coñac. Pegue sobre la botella escogida una etiqueta autoadhesiva que diga V.S.O.P. Cuando Papá pregunte qué es eso explíqueselo: No es Very Special Old Pale. Es algo más sabroso: “Virgen Santísima Otro Poquito”.

Tienda

Avenida Rio de Janeiro con calle Trinidad, (al lado del Maute Grill). Las Mercedes, Caracas - Vzla. Horario de atención: Lun-sab: 8:30 am a 8:00 pm / Dom: Cerrado. Telf: 0212 958.21.11

Encuesta

¿Que te parece nuestro nuevo sitio web?