La sociedad mundial de consumidores se sacudió las normas y los miedos, y ahora descorchas vinos espumosos a cualquier hora, con cualquier excusa. Y lo disfruta.

A la cabeza del boom se ha puesto inesperadamente el Prosecco (vino espumoso italiano con Denominación de Origen, que se elabora con la uva que le dá el nombre. El Prosecco se produce en las regiones de Veneto y Friuli Venezia Giulia , tradicionalmente  alrededor de Conegliano y Valdobbiadene , en colinas, al norte de Treviso .

 Si hay algunos códigos sociales modernos complicados, el de los espumosos es uno de ellos. Es más fácil aprender observando qué hace la sociedad con ellos, que leyendo cuántos son y cómo se diferencian, en una enciclopedia sobre vinos.

Leer más...

Alemania no solo produce excelentes vinos (es el noveno productor mundial) sino que además es el primer comprador internacional de los vinos que otros hacen.

Lo acaba de confirmar la O.I.V (Organización Internacional del Vino), al consolidar en mayo de 2015 las cifras del comercio mundial. Alemania que desde hace año ocupa la primera plaza entre los importadores  revalidó en 2014 ésa posición. Adquirió a otros productores 15,2 millones de hectolitros (1.520 millones de litros).

Uno siempre creyó que los alemanes se beben todo el vino bueno que producen, y además el de sus vecinos. Es así. Esa sed germana por el vino ubicó al país –asegura la OIV- como el tercer comprador en dinero. Pagó por ese río de vino importado 2.505 millones de euros.

Leer más...

Se los debo. A las que no consiguieron silla. A los hijos que están preparando el día del Padre. Y a los amantes de los datos –que en el mundo del vino- son un montón. De la reciente Cata Ilustrada en Licores Mundiales para homenajear a las Mamás en su día, surgieron evidencias, manifestaciones de gozo, deseos no cumplidos, esperanzas, errores en quien regala, que uno debe compartir.

Leer más...

Al Día de la Madre hay que festejarlo. Bien, con generosidad. Para que se grave en la memoria.

Ellas saben que “un” día, es poco. Piensan, sin decirlo, que por lo menos un día cada mes, no estaría mal. Porque se lo merecen. Hasta los economistas están unánimemente de acuerdo. Porque sabido es que en tiempos turbulentos, las Mamás trabajan más. Hacen milagros con lo poco.

Además de tener clara noción de que un día es poco, las madres modernas, actuales, saben otras cosas: que comer en los restaurantes está carísimo, que el vino bueno les gusta. Que los licores y bebidas espirituosas también, siempre que y no dejen reseca.

Saben también que un trago con el estómago vacío cae mal, que el estómago no se puede llenar con lechuguita o infusiones. Que no es justo que “a esta  que está aquí”, la hagan trabajar mucho en su día preparando canapés.

Leer más...

Los autodidactas del vino y los tragos con leyenda, ahora salen “de safari” de vinos. Que no es lo mismo que salir de shopping. Antes pocos, ahora son muchos más los hombres y las mujeres que, guiados por su olfato, capturan botellas.

            Por la forma en la que buscan y actúan, los de safari se diferencian de quienes van de shopping. A la gente del mercadeo y la publicidad le encantan estos últimos. Los pueden naricear. Con puntos escritos por gurús desde el falso Olimpo de los vinos, o con relatos montados en la televisión en los canales especializados. Además, apuestan a la etiqueta vistosa, al slogan, a la visibilidad y a algunos premios.

            Los “cazadores” de vinos, son más rebeldes, independientes, instintivos. Confían en su olfato y paladar. Juegan a ejercitarlo siempre. No temen errar, ni capturar a veces piezas menores.

 

Leer más...

Si a usted le parece bien servir un Cabernet Sauvignon con pescados, dele. Pero si se considera una persona entendida, no lo ande proclamando como si fuera un evangelizador de maridajes. Porque algún día advertirá, o le dirán sus amigos, que queda un gusto amargo en la boca. Científicos japoneses especializados en sabores, han explicado el porqué.

            Claro que quizás ya sea tarde porque usted ha sido bombardeado por las fuerzas del marketing. Escoffier, Ritz, Fernand Poin, Raymond Oliver o Bocuse lo enseñaban y los abuelos lo repetían en la mesa: el pescado en su mayoría, se siente cómodo si navega con los va blancos.

Algunos jóvenes que ahora venden del vino –y con perdón de Monseñor que buen diente y amigo- juran por los clavos de Cristo que sus tintos van con todo. Obviamente, su negocio es vender muchas botellas de tinto, no desvelarse por las armonías. A ellos se han sumado los “vanguardistas gastronómicos”. Proclaman con convicción de novicia descalza peleando por un puesto en el Paraíso, que en los maridajes – antiguas armonías gastronómicas- ya no existen reglas.  

Leer más...

La uva Cabernet, no es la reina del tinto. Depende de dónde usted se pare. Depende de dónde venga la cepa. Fundamental como la uva roja con prestigio y demanda mundial, necesita en el paladar del consumidor frecuente, un respiro. Hágalo. Ensaye.

La han mezclado exitosamente en miles de bodegas alrededor del mundo, para darle carácter y larga vida a millones de botellas. Ha servido también como carta de presentación en las etiquetas. Opera como un gigantesco faro en el mar de los vinos, para guiar la nariz y el paladar. Es como si proclamara: Si busca un buen vino tinto, no se pierda ni se distraiga. Venga a puerto seguro. Aquí estoy. Soy yo. La Cabernet.

Leer más...

Déles un segundo vistazo. Mírelos como amigos cercanos. Están allí en las estanterías para resolver el problema más frecuente de los consumidores de vinos. Que muchos consumidores –por presumir- se niegan a aceptar.

La categoría no tiene fama ni glamour. No sale en las portadas de las revistas especializadas. Pero son los vinos que resuelven las ganas y no pesan como un ladrillo en el bolsillo.

Leer más...

Cuando a usted lo inviten a una “noche sensorial”  si no está a dieta, mejor vaya comido.

Los organizadores de veladas sensoriales, hoy muy en boga, no han recibido coaching sobre  lo elemental.  Nadie les ha explicado que después del agua, la necesidad sensorial más desesperante es la del hambre.

Pero en la Modernidad, las cosas cambian: El agua ya no es agua, ni el hambre eso.

Leer más...

 

Alberto Soria

Ahora que todo cambia, lo del cliente también está cambiando. Ya no tiene la razón. Antes se le hacía creer que la tenía siempre.

No se trata de una confrontación entre tradicionalistas y modernos, o entre clásicos y vanguardistas como lo podrían explican sociólogos, analistas de riesgos, directores de encuestas y expertos petroleros, unidos todos por el cordón umbilical del acertar poco. No.

Esto del cliente y su nuevo rol, es aire de los nuevos tiempos, revolución de nuevo cuño. Lo único malo de la novedad -me cuentan en los restaurantes- es que algunos clientes no quieren, no se dejan.

 

Leer más...

Tienda

Avenida Rio de Janeiro con calle Trinidad, (al lado del Maute Grill). Las Mercedes, Caracas - Vzla. Horario de atención: Lun-sab: 8:30 am a 8:00 pm / Dom: Cerrado. Telf: 0212 958.21.11

Encuesta

¿Que te parece nuestro nuevo sitio web?