El más caro y famoso fabricante austríaco de copas caras, carísimas, se cansó de hacer copas. Las hizo para todas los tipos de uvas del vino, al más exclusivo precio del mundo.

            Afirmaba que el Merlot se debería tomar en una de sus copas para que se pudiera expresar correctamente, y el Carmenére, en otra. (Además -por supuesto- del Cabernet, Pinot Noir, Sirah, Malbec, el Tempranillo y la Zinfandel.  También inventadas por él).

Leer más...

En el mundo del vino, contar con los dedos ayuda. Los de una mano deben alcanzar. Si necesita los 10 de las dos manos, piense.

Si los dedos de las dos manos no le son suficientes, está al borde una segura decepción, de un problema común. Salvo que sea usted lector de Wine Spectator  y otras revistas que presumen ante las mayorías con botellas para millonarios. A quien busca un tinto, un blanco o un rosado para disfrutar con frecuencia, los cinco dedos de la mano le deben alcanzar. Le ponen en el límite.

Quienes producen los vinos para consumo frecuente, no los hacen para que usted los guarde. Lo hacen para atender la demanda de más del 70% del mercado mundial de compradores. Porque ellos, los productores, cultivan o compran uvas para vinos que se van a descorchar ya, pronto.

Cómo no perder su dinero

Leer más...

El negocio del Vino y el de la Copa parecen que son lo mismo. No lo son.

            A los fabricantes de copas les interesa que usted cambie las que tiene por otras, las suyas, hasta la próxima novedad. Que llegará antes de los próximos cinco años.

            Al negocio del Vino le interesa en primer lugar  que beba eso y no agua edulcorada o cerveza. Y en segundo, que compre y vacíe lo encerrado en una botella con su etiqueta.

            ¿Para beber necesito una copa? Inténtelo con un vaso de plástico, o una taza de café, y percibirá la diferencia. Al vino le cae bien el vidrio, y la encanta el cristal. Además de percibirlo bien en la boca, tiene imágenes evocativas, posicionamiento: elegancia, hábito de conocedor, prestigio.

Leer más...

Si ya la pagó, admitamos que al final- en ostentación o secreto- hará con ella lo que quiera. Pero no podrá alegar que no se lo dijimos.

            ¿Compra usted para disfrutar o para guardar? Si compra para disfrutar, las cosas son simples. ¿Para guardar? Más complicadas.

            La sencillez es una virtud, no un defecto. 

Leer más...

Los formatos en los que se vende el vino han comenzado a cambiar. Lo hacen por cuatro razones. Que son éstas:

en el mundo se bebe más vino en forma cotidiana. Y ese vino para todos los días, tiene una estructura, en envase y un precio más adecuado a la inversión diaria que al gasto ocasional los fines de semanas o en restaurantes.

Así otros envases comienzan a sustituir en la mesa familiar la tradicional botella de vidrio de 0,75 litros. Ésa, durante más de un siglo, sirvió de sostén y soporte al comer con vino, y al presumir con él y su etiqueta.

Leer más...

Los nuevos catadores, y los antiguos pero curiosos, son la sal de la vida del vino moderno. También lo fueron en el pasado. Con ilustración.

Sus ganas por conocer (y en los casos de fiebre) “saberlo todo” iluminan al vino. Hacen que las bodegas reflexionen sobre sus productos y trabajos. Le dan “cachetadas afectuosas de sapiencia” a los sabelotodo y presumidos, enredan a más de un sumiller o mesonero, seducen, y avanzan por el camino correcto del vino: ensayo y error.

Aseguran los maestros que no hay nada más peligroso que un nuevo rico “pantalleando” con sus vinos preferidos. En ése pódium, el segundo puesto es para quien siempre asegura que lo ha bebido “todo” y por tanto pontifica. El tercer lugar le pertenece a los paladares monotemáticos, desprovistos de curiosidad.

Leer más...

Con sed, la industria, los consumidores, productores, los exportadores, el turismo, la gastronomía, el lujo y el consumo cotidiano esperaban las cifras. Y sus muy serios comentarios. Acaban de ser conocidos.

            La máxima y más respetada organización intergubernamental del vino (OIV) le ha tomado el pulso al vino en el 2015, y dijo “éstas son las cifras”. Al ser transmitidas al mundo por Jean-Marie Aurand, Presidente de la organización desde su sede en París, se produjeron las siguientes reacciones:

Leer más...

¿Hacia dónde se mueve el vino?: hacia dónde se mueven los consumidores.

            Por eso cada vez más hay más estilos, etiquetas, nuevas marcas. Nuevos envases, nuevas promociones, nuevos consumidores, nuevos precios.

            Es lo contrario del mercado de bebidas destiladas, donde marcas centenarias construyen dentro de cada categoría, un posicionamiento en la mente del consumidor y se esfuerzan para permanecer allí, no invocando cambios.

            Aquí tiene el lector respuestas a las consultas que recibimos con más frecuencia.

Leer más...

Ahora que está finalizando la vendimia 2015 en Europa, se repite la pregunta:

¿Cómo se sabe que en el viñedo está encerrado un “gran” vino? La interrogante es válida para cientos, miles de dueños de viñedos en el hemisferio norte (“desde California a Burdeos a Ningxia de China”) afirma un artículo de la revista británica especializada Decanter.

Leer más...

Entre 90 segundos y cuatro minutos. Ése aseguran los expertos en el tema, el tiempo en que nos tardamos para saber si alguien nos gusta.

            Pero si tan corto plazo le parece muy corto, tranquilícese. Esos mismos “expertos” aseguran que en lugar de improvisar discursos, le queda a los interesados, el uso moderno de los recursos que ofrecen algunos ritos sociales. El uso y lenguaje del vino es uno de los más importantes.

Leer más...

Tienda

Avenida Rio de Janeiro con calle Trinidad, (al lado del Maute Grill). Las Mercedes, Caracas - Vzla. Horario de atención: Lun-sab: 8:30 am a 8:00 pm / Dom: Cerrado. Telf: 0212 958.21.11

Encuesta

¿Que te parece nuestro nuevo sitio web?